Viaje a Ignalina

Viaje a Ignalina

Los maravillosos bosques de Lituania

Siempre es un placer publicar un post con una colección de fotos tan bonita como la que os voy a presentar a continuación. Lo que hace especial este reportaje no es sólo que lo haya realizado en un lugar maravilloso, sino que además es un rincón único, remoto, muy lejos de turistas y muy cerca de la naturaleza virgen, al que me siento privilegiado de poder visitar de vez en cuando.

Sombras del bosque de Ignalina

Atardecer en Ignalina

Dónde está Ignalina

Ignalina es una pequeña ciudad situada en el este de Lituania, a escasos kilómetros de Bielorrusia. Está bañada por preciosos lagos repletos de nenúfares, rodeados por frondosos bosques que se encuentran en los lugares más recónditos de la localidad. Allí uno cambia por completo su mentalidad, deja de buscar Wi-fi para buscar setas, las cuales crecen entre el espeso musgo y que más tarde formarán parte de una deliciosa sopa que calentará estómagos en las frías noches de verano. No existe más tecnología que la del tractor que se encarga del mantenimiento del bosque, la leche no se encuentra en el supermercado sino en la granja más cercana, las frambuesas y los arándanos, se recogen directamente con las manos.

Setas de Ignalina

Frambuesas frescas

Leche y arándanos

Sopa caliente

Lavabos de noche

Luces interiores en la noche

Camino en el bosque verde

Detalles en el musgo

Seta entre el musgo

Musgo en el bosque de Ignalina

Flor amarilla

Era la segunda vez que visitaba este lugar de inigualable belleza y en esta ocasión, decidí dedicar más tiempo a conseguir buenas fotos del viaje, ya que es algo que a la postre, seas o no fotógrafo profesional, se agradece muchísimo. Jugaba con la ventaja de conocer el lugar y en cada salida al bosque, cada paseo en barca, cada recolección de setas o arándanos, cada reunión y cada juerga, aprovechaba para acompañarme de mi Sony A7. No quería perderme ningún detalle, para después poder mostrarlo a través de mis fotos a quienes no conocen este espacio, que conserva en su totalidad la esencia de un acogedor retiro cargado de esplendorosos caprichos de la naturaleza y en el cual es posible conectar tu cuerpo y tu mente con el verdadero mundo en que vivimos, mucho más poderoso y bello que lo que estamos acostumbrados a encontrar en el ámbito urbano.

Estantería en la cocina

Casa de madera en Ignalina

Jardín con casa de madera

Casa de madera al atardecer

Los atardeceres culminaban un lienzo de infinitos colores donde el cielo, el sol, la vegetación y el agua se unían en un todo fulgurante y maravilloso. A media mañana y a pleno sol, el lago mostraba su magestuosidad y nos invitaba a formar parte de él y en plena noche, todas las estrellas vinieron a vernos.

Lagos de Ignalina

Estrellas en el cielo de Ignalina

Por suerte, hubo tiempo para todo: para fotografiar el paisaje, para visitar la ciudad, para disfrutar de manjares recién recogidos del bosque o de una humeante barbacoa, de descansar, de conectar con las estrellas y, por supuesto, de reír y de unirnos a la familia y compartir buenos momentos con ellos.

Lida con chupito

Gabriele con vino blanco

Pesacado ahumado por Justas

Gabriele lanzando dardos

Stasius fumando

Reencuentro

Preparando las setas

Elvis

Barbacoa en el bosque

Detalle barbacoa

Reunión familiar en el jardín

Tarta de freesas

Postre dulce

Licor flambeado

Sauna lituana

Bandera lituana

Viaje a Ignalina was last modified: Junio 18th, 2017 by rubenmfoto

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta Web utiliza cookies para garantizar la mejor experiencia de navegación.
Más información